Las 4 claves para alquilar el vehículo perfecto

Cuando viajas, te puede resultar muy práctico alquilar un auto para moverte mejor, ir a tu propio ritmo, conocer más y no tener que lidiar con el transporte público. Pero es muy fácil cometer errores o llevarse sorpresas desagradables cuando alquilas un vehículo: seguros que no incluyen nada, tasas ocultas, un auto que no te gusta y un montón de detalles más que te pueden acabar arruinando las vacaciones. Para tratar de ayudarte a que no te pase nada de eso, en KAYAK te compartimos algunas claves para tu próximo viaje.

¿Qué debes tener en cuenta al buscar un auto de alquiler?

1. Verifica bien el precio y evita sorpresas

» Impuestos: al hacer la búsqueda, revisa si estás viendo el precio base o total con impuestos y tasas incluidas. Lee también la letra pequeña por si puede haber algún tipo de tasa local adicional en el país o ciudad al que vas (como una tasa turística, por ejemplo).

» Kilometraje incluido: el número de kilómetros incluidos en el precio varía según la tarifa que elijas o la agencia con la que reserves. Si reservaste un vehículo con kilometraje limitado, la clave es saber cuánto te costará cada kilómetro extra que hagas. Si no tienes una idea aproximada de la distancia que vas a recorrer, mejor pagar un poco más por kilometraje ilimitado y olvidarte de estar pendiente de cuándo conduces.

» Combustible: dependiendo de la agencia, te entregarán el auto con el depósito lleno, vacío o medio lleno. La regla de oro suele ser que tienes que devolver el vehículo con la misma cantidad de combustible que lo recibiste. Es habitual que a la recogida te cobren cierta cantidad por la gasolina o diésel y después, en la entrega, revisan cuánta le queda y te devuelven la diferencia en caso de que no hayas consumido todo lo cobrado. Sea cual sea el caso, no olvides revisar siempre las condiciones específicas de la agencia.

» Extras: ten en cuenta que muchas comodidades extras suelen cobrarse aparte, como conductores adicionales, conductores menores de cierta edad, GPS, asientos para bebés, etc.

 

2. Elige el seguro adecuado y déjate de preocupaciones

Cada agencia ofrece distintas posibilidades y tipos de coberturas. Estas son las más frecuentes:

» Seguro de responsabilidad civil: cubre la responsabilidad del conductor respecto a daños causados a personas, animales u objetos en siniestros hasta un monto limitado. Este seguro es obligatorio y suele estar incluido en la póliza básica.

» Seguros con exención de responsabilidad por daños de colisión (CDW o LDW): estos seguros eximen al conductor de la responsabilidad económica por daños materiales causados al auto debido a un accidente. En función de los términos de la agencia, este seguro puede incluir una cobertura total o parcial de los costos (*franquicia). En ocasiones, estos seguros no cubren los daños causados a ruedas o cristales, y tienes que pagar un extra si quieres estar cubierto.

» Seguro de protección por robo: cubre el valor del vehículo en caso de que sea robado. Puede incluir una franquicia*.

» Seguro de asistencia o personal: en caso de sufrir un accidente de tráfico cubre personalmente al conductor y a los ocupantes del vehículo. Los gastos cubiertos suelen incluir: gastos médicos, invalidez o defunción. Una vez más, cada agencia tiene sus propias condiciones.

» Cobertura de lunas y ruedas: como hemos comentado antes, muchas pólizas básicas no cubren neumáticos ni cristales dañados.

coches

*¿Qué es exactamente la franquicia? En caso de que el auto de alquiler resulte dañado por cualquier motivo (robo, siniestro, desperfectos, etc.), la franquicia es la suma máxima que tienes que pagar. Esta cantidad puede oscilar entre unos cientos de dólares hasta varios miles. Normalmente, cuanto más alta sea la franquicia, menor será el precio del alquiler. Eso sí, si ocurre algo, tendrás que asumir tú más gastos. Lo más importante es que leas bien los términos y condiciones de la póliza para conocer el importe de la franquicia.

Pongamos un ejemplo: si has contratado un seguro con franquicia de 800 euros y el vehículo alquilado tiene daños por valor de 1500 euros; tú tendrás que pagar 800 euros y la compañía pagará los 700 restantes.

Cuando alquiles un auto, es importante que revises bien la póliza elegida: qué incluye y las condiciones de la misma.

3. Recogida y entrega: ten todo listo

» Dónde y cuándo: verifica siempre el lugar de recogida y entrega del vehículo. Revisa además si la agencia cobra algún recargo extra por recogerlo en una sucursal y entregarlo en otra. Vigila también la hora y la flexibilidad en la recogida y la entrega. Algunas agencias cancelan tu reserva si no te presentas a la hora fijada y pueden entregar tu vehículo a otra persona. Una vez más, revisa siempre las condiciones y ten el número  de teléfono de la agencia siempre a la mano. Cuando recoges tu vehículo en el aeropuerto, muchas agencias te piden también el número de tu vuelo para estar informados sobre posibles retrasos.

» Recogida: asegúrate de tener todo lo necesario para recoger el vehículo. Muchas agencias solicitan una tarjeta de crédito para hacer el cargo del depósito de garantía (ojo, tiene que ser de crédito y no de débito). Revisa las condiciones de la agencia para saber los posibles cargos que se harán a tu tarjeta. Además, recuerda siempre llevar tu tarjeta de conducir en vigor y un documento de identidad.

 

» Estado del vehículo: algunas agencias suelen entregar un pequeño informe donde se detallan todos los daños previos del vehículo: arañazos, golpes, etc. Esto sirve como referencia a la agencia en caso de que el vehículo sufra daños nuevos; o a ti, en caso de que te reclamen daños que ya tenía el vehículo. El siguiente consejo es para superprecavidos; siempre pide este documento, pero si la agencia no cuenta con ninguno en el que se detallen los daños anteriores, siempre puedes hacerle un par de fotos al auto. Estas te servirán como prueba del estado inicial del vehículo en el momento de la entrega.

» Entrega: este apartado está un poco relacionado con el anterior. El mayor pánico del conductor de un auto de alquiler es que le llamen al día siguiente de entregarlo y le digan que este estaba dañado. Nuestra recomendación: cuando entregues el auto, asegúrate de que el personal de la agencia lo revise en el momento para comprobar que todo está bien. Confirmado que todo está bien, solicita un recibo o confirmación de entrega del vehículo.

coches

4. Elige el auto que más se adapte a tus necesidades

Cuando te plantees alquilar un vehículo para tus vacaciones, debes considerar primero el tipo de viaje que vas a realizar. Puedes pasarlo mal si alquilas un auto compacto para un viaje de 5 personas durante 6 horas. Algunos puntos que debes tener en cuenta cuando elijas el tipo de vehículo son:

  • La duración del viaje
  • El n.º de pasajeros y la cantidad de equipaje
  • Por dónde vas a viajar
  • El equipamiento necesario: si necesitas aire acondicionado, cambio estándar o automático, etc.

Los filtros de KAYAK te permiten limitar los resultados según los criterios anteriores y otros más como agencia, forma de pago o precio.

 

Recuerda también aprovechar las ofertas y descuentos en KAYAK gracias a las Ofertas exclusivas.

¿Tienes algún consejo más que quieras compartir con otros viajeros? ¡Cuéntanoslo!