30 viajes que tienes que hacer antes de los 30

¿Los 30 se te vienen encima y no has hecho todo lo que te gustaría? No hay mejor momento para ser un trotamundos que cuando estás lleno de energía y no tienes compromisos, responsabilidades ni obligaciones, así que aprovecha y vive la vida al máximo antes de que tus únicos planes sean el parque de diversiones y las fiestas infantiles. Pero, ¿cómo decidir cuáles son los mejores destinos si el mundo es tan grande? En KAYAK te hacemos 30 propuestas de aventuras increíbles de dónde elegir para que las cumplas antes de pasar a la siguiente década.

¿Listo? ¡A viajar!

★  ★

1. Mira arder el desierto en Burning Man

© LeStudio / Shutterstock.com

Black Rock City es una “metrópolis” temporal que se erige en el desierto de Nevada cada año con el único propósito de albergar el festival Burning Man. No te puedes perder este evento inigualable en el medio de la nada, al que asisten más de 70 mil personas de todos colores y sabores a pasar unos días que —garantizado— no olvidarán por el resto de sus vidas.

2. Escala el Kilimanjaro

Se dice fácil, pero una aventura de este tipo requiere mucha planeación y buena condición física. Vive una de las experiencias más gratificantes del mundo según tu nivel de experiencia: si eres principiante y no quieres gastarte todos los ahorros, hay rutas apropiadas para ti; pero si eres de los más valientes, anímate a hacer la ruta Umbwe, la más desafiante y también la más espectacular para llegar hasta la cima.

3. Date un chapuzón incomparable en Islandia

© Chris Lawton / Unsplash.com

La Laguna Azul no es solo aquella película cursi que marcó la juventud de tus papás y tus tíos, sino uno de los lugares más visitados de Islandia. Este balneario geotérmico de aguas que alcanzan unos 39° C, está además situado en un entorno volcánico alucinante. Es una visita obligada en Islandia, sobre todo si ya hiciste el esfuerzo de viajar hasta allí y tratar de pronunciar palabras como Bláa lónið.

4. Lánzate a un tobogán de infarto en Texas

Ni se te ocurra proclamarte el rey (o la reina) de los toboganes acuáticos si no has vivido el Royal Flush en Waco, Texas. En el parque de atracciones que lo alberga, en medio de uno de los estados más áridos, encontrarás muchas otras actividades acuáticas divertidísimas en un entorno artificial, y hasta cabañas dónde alojarte. No cabe duda que para sacarle partido a los lugares más inesperados, los EE. UU. se pintan solos.

5. Salta al cráter del volcán en Samoa

© Martin Valigursky / Shutterstock.com

En caso de que las piscinas artificiales estén muy por debajo de tus exigencias, te alegrará saber que en este mundo hay sitios tan increíbles como To Sua Ocean Trench, en Samoa. Se trata de una piscina natural gigante de agua azul turquesa, rodeada de una vegetación espesa, a la que puedes descender por una larga escalera o, si te animas, lanzarte desde lo más alto.

6. Viaja al centro de la tierra en Islandia

¡Quién dijo que llegar hasta el centro de un volcán era imposible! En Islandia, a unos 30 minutos en auto desde Reikiavik, tienes la posibilidad de descender 213 m durante 6 minutos en ascensor hasta  el corazón del Thrihnukagigur, un volcán que —no te preocupes— lleva unos 4000 años inactivo y sin señales de querer despertar en el futuro próximo. No puedes dejar de conocerlo.

7. Emprende una odisea espiritual en la India

© Nina Lishchuk / Shutterstock.com

A veces el destino que buscamos no está en las ciudades más populares o los viajes más originales, sino dentro de nosotros. Por eso, a veces, hay que ir muy lejos para encontrarnos con nosotros mismos. La India es uno de esos lugares en los que hay tantas opciones de retiro espiritual y sitios dedicados a la meditación y el yoga, que no te será difícil encontrar un nuevo rumbo.

8. Entra en un espejismo en Bolivia

©Vadim Petrakov/Shutterstock.com

No hay que darle la vuelta al mundo para encontrar paisajes que parecen como de otro planeta. En Bolivia puedes visitar el salar más grande del mundo, el de Uyuni, que cuenta con una superficie de más de 10 mil kilómetros y se encuentra a una altura de 3500 m sobre el nivel del mar. Pocas oportunidades tendrás en el mundo de sacarte fotos como las que son posibles en este increíble destino.

9. Viaja en caravana por el desierto de Atacama

Este desierto se extiende sobre una superficie inmensa que va desde la costa del Pacífico hasta la cordillera de los Andes. Es tan árido y su ambiente tan raro, que la NASA lo usa para hacer simulacros de lo que imaginan sería la vida en Marte.  Puede que en la superficie no encuentres muchas distracciones, pero espera a que llegue la noche y tendrás una de las mejores vistas del cielo que puedas imaginarte.

10. …o en dromedario en Túnez

© Yongyut Kumsri / Shutterstock.com

Déjate guiar en un camello por las dunas del Gran Erg Oriental del Sahara tunecino descubre la magia del desierto. Puedes pasar la noche bajo un cielo tan estrellado como nunca has visto y tomar té cómo un auténtico bereber. Lawrence de Arabia no tendría nada que envidiarte.

11. Conoce Bali en bici

Una de las mejores maneras de conocer y disfrutar de esta isla paradisíaca tiene que ser en bicicleta. Visita una y otra playa, acércate a sus volcanes, tómate tus merecidos descansos en el paisaje que más te guste… No importa cómo lo hagas, ten por seguro que no necesitarás mucho más para alcanzar la felicidad si te gusta el deporte y los atardeceres de película.

12. Desafía tus miedos en China

© vichie81 / Shutterstock.com

Pon a prueba tus miedos y desafía tus fobias. En el monte Hua o Huà Shān, en China, te esperan unas montañas y rocas impresionantes y unas escaladas de infarto. Si te crees muy valiente, mira si eres capaz de cruzar de una montaña a otra a través de un puente con piso de cristal suspendido a 300 metros del suelo. Si lo haces, ¡mándanos una foto!

13. Descubre tu lado aventurero en Alaska

Es hora de agarrar tu mochila y tu tienda de acampar y prepararte para ver paisajes que no te vas a creer en Alaska. Descubre sus parques nacionales, glaciares, refugios salvajes y miles de posibilidades para acampar al aire libre. Eso sí, cuídate de los osos, pero diviértete como el protagonista de tu propia película.

14. Recorre Colorado en moto

Si no quieres viajar tan al norte de Estados Unidos, ¿qué tal recorrer el estado de Colorado en moto? Los bosques y montañas a los que te llevarán los múltiples caminos del estado te dejarán boquiabierto. Ya estando ahí, no dejes de pasarte por Denver para degustar algunas de las muchas cervezas artesanales que le han dado renombre mundial a esta ciudad. Seguro que en tu recorrido harás amigos, ya que sus rutas son famosas entre los motociclistas.

15. Conduce por la madre de todas las rutas

© Dino Reichmuth / Unsplash.com

Cumple tus sueños más bohemios viajando de costa a costa por Estados Unidos en la mítica ruta 66 y mira por qué forma una parte tan importante de la cultura estadounidense. Puedes alquilar un coche desde Chicago y recorrer este camino histórico hasta llegar a California. Necesitarás tiempo, es verdad, pero una experiencia de ese tipo solo se puede vivir una vez en la vida.

16. Duerme como Rapunzel por una noche

© wasserturm-badsaarow.de / Wasserwerk Bad Saarow GbR

A lo largo de la costa croata hay montones de faros, y algunos de ellos están disponibles para pasar la noche. Debemos advertir que de noche el ruido de las olas puede resultar abrumador, pero relájate te aseguramos que una vez vivida esta experiencia, no querrás cambiarla por nada.

17. Dale la vuelta al mundo hasta Nueva Zelanda

© Sam Ferrara / Unsplash.com

Si inviertes en viajar hasta Nueva Zelanda, no puedes perderte el camino Milford. Es la ruta de senderismo más conocida del país, donde te aguardan puentes colgantes, valles y montañas. El camino tiene 53 kilómetros de largo y comienza en el lago Te Anau. Tardarás 5 días y 4 noches en recorrerlo, pero valdrá la pena el esfuerzo.

18. Mira el mundo desde 4200 m de altura en Hawái

© Alexey Kamenskiy / Shutterstock.com

Si te gustan los atardeceres, pocos encontrarás como los que te ofrecen las vistas desde la cima de Mauna Kea, un volcán inactivo en Hawái que puedes escalar a diferentes alturas. Llega en un todoterreno y dale un gusto a tus pupilas admirando las estrellas desde el centro de visitantes.

19. Practica kitesurf en Marruecos

© Wallenrock / Shutterstock.com

En el sur de Marruecos se encuentra la pequeña península de Dakhla, donde se reúnen los deportistas más arriesgados a practicar kitesurf, windsurf y otros deportes acuáticos. Atraídos por el clima y las olas que caracterizan el mar en esta zona, ahí se reúnen fanáticos del desierto y el mar de todas partes del mundo.

20. Vuela en Flyboard en Mallorca

© flyboard-mallorca.com

No por nada este es uno de los destinos preferidos de los turistas de los países del norte de Europa. Mallorca cuenta con la infraestructura y el clima perfectos para pasar unas vacaciones de descanso total o derrochando adrenalina con deportes como el Flyboard.

21. Asómate al abismo en Zimbabue

© StanislavBeloglazov / Shutterstock.com

La llaman la “piscina del diablo” (Devil’s Pool), y si le tienes miedo a las alturas entenderás por qué. Las rocas angulares de esta piscina natural en Zimbabue forman un precipicio que no es apto para los más temerosos, ya que la caída es de unos 100 metros desde la orilla. ¿Te animas a darte un baño al borde del abismo?

22. Amanece en Vietnam

© Michael Hegenauer

Los amantes de los amaneceres pueden vivir uno de los más especiales de su vida en Vietnam desde un pequeño barco en medio del mar. La salida es antes del amanecer desde la isla Cua Dai, al este de Hoi An, y una vez dentro te espera una escena casi surrealista de pescadores que tienden sus redes enormes a tu alrededor.

23. Ve a un safari a pie en Tanzanía

© Travelstock / Shutterstock.com

Un safari no es ningún desafío si no lo haces a pie. Atrévete a sacarle fotos a los animales salvajes sin la protección de un todoterreno y garantízate el respeto de por vida de todo aquel que te conozca y el nuestro, de paso. Nada dice espíritu aventurero como uno de estos tours en el parque nacional Serengueti, en Tanzanía.

24. Elige tu piscina en Nicaragua

Antes de la idea de pasar de una piscina abarrotada de gente a otra te haga pensar en los gérmenes compartidos, aprovecha que no has cumplido 30 años y enfiéstate como solo es posible en los domingos maratónicos de piscina en piscina, o Sunday Fundays, que se organizan en San Juan del Sur, Nicaragua. Si te animas, tendrás mucho que contarle a tus nietos cuando llegue el momento.

25. Realiza un viaje mochilero por el sudeste asiático

© soft_light / Shutterstock.com

Los cinco componentes de un viaje mochilero perfecto son: Myanmar, Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam. Tómate el tiempo necesario para experimentar infinidad de culturas, paisajes, religiones, personas, comidas, templos, ríos, fiestas, diversión, mercados y mucho más por muy poco dinero.

26. Únete al colorido Carnaval de Río

No puedes ir a Brasil sin darte una vuelta por el Carnaval de Río. Perdértelo significaría perderte de la alegría en su estado más puro, música, disfraces de locura y la gente maravillosa del país. Deja que la fiebre del carnaval te atrape y querrás volver una y otra vez.

27. Duerme suspendido de un árbol en Alemania

© Waldseilgarten Höllschlucht

En Pfronten, al sur de Alemania, está Waldseilgarten Höllschlucht, donde podrás divertirte como niño escalando árboles y colgando de cuerdas. Te divertirás tanto que final del día no querrás bajar a la tierra, pero tampoco será necesario, ya que puedes alquilar una plataforma suspendida de árboles y dormir ahí, u optar por un vivac en la montaña.

28. Peregrina por el Camino de Santiago

No se debe llegar al final de la vida sin hacer aunque sea un tramo del Camino de Santiago. Si puedes hacerlo antes de los 30, aún mejor, ya que es un recorrido largo y agotador que puede llegar a ser incluso espiritual. Únete a miles de personas que hacen este desafiante recorrido año tras año.

29. Nada en un cenote en México

Por debajo la Península de Yucatán, México, corre uno de los ríos subterráneos más largos del mundo. Date el lujo de nadar en una de las impresionantes y misteriosas piscinas naturales, o cenotes, que se forman en las cavernas de piedra caliza que traza esta ruta. Planifica con tiempo, ya que son muchos los que hay por visitar.

30. Maravíllate en el Amazonas

Explora el Río Amazonas en un pequeño barco que te llevará desde Leticia, Colombia, hasta pueblos bellísimos como Puerto Nariño, a la Isla de los Micos o a ver los alucinantes delfines rosados que no encontrarás en ningún otro lugar. Para pasar la noche hay alojamientos de sobra en la selva que te permiten despertar con el cantar de las aves.

 Y tú, ¿a dónde tienes que viajar antes de cumplir los 30?