Los 7 miradores más impactantes

Aviso: no sigas leyendo si te dan miedo las alturas

Cuando empiezas a notar el sudor en la frente, las rodillas débiles y cómo aumenta el pánico, sabes lo que sigue, ¿no? ¡Un subidón de adrenalina! Si vives para la aventura, nada mejor que estos 7 miradores que pondrán a prueba tus nervios y desde donde podrás disfrutar de las vistas más espectaculares. 

Alpspix, Garmisch-Partenkirchen (Alemania)

La plataforma panorámica Alpspix sobresale 13 metros de la roca a los pies de Alpspitze, la segunda montaña más alta de Alemania con 2628 metros de elevación. Anímate a subir a esta construcción en forma de equis; en la punta de la plataforma te espera una vista ininterrumpida de 1000 metros sobre el valle de Höllental. Puedes incluso ver la montaña Zugspitze, la más alta del país.

¿Lo mejor? Puedes llegar a pie hasta esta plataforma desde la estación Gipfelstation del teleférico Alpspitzbahn. Si te atreves a continuar cuesta arriba, puedes caminar por Alpspitz-Ferrata y llegar hasta la cima de Alpspitze, 600 metros más arriba.

alpspix-768x480
©Túrelio/Wikipedia.org

Cómo llegar: Garmisch-Partenkirchen se encuentra al sur de la frontera entre Múnich y Austria. Encuentra tu vuelo a Múnich aquí.

Gran Cañón, Arizona (EE. UU.)

El mirador del Gran Cañón es un clásico de las plataformas en las alturas. Fue inaugurada en 2007 y sirvió como modelo para la construcción de estructuras similares en otras regiones de montaña. Como una herradura encastrada en la roca, la plataforma sobresale 20 metros a una altura de 1200 metros sobre el río Colorado. La plataforma se encuentra dentro de la reserva de la tribu Hualapai, por lo que su construcción generó bastante polémica en su día. En la actualidad hay que pagar una tasa a la tribu por acceder a la zona y la entrada a la plataforma en sí. La cuenta final se queda en unos $70 USD. Eso sí, aperitivo incluido.

gran-canion-skywalks
©Oleg Bakhirev/Shutterstock.com

Cómo llegar: desde Las Vegas salen muchos tours al Gran Cañón con visita a la plataforma. Esta ciudad ofrece la combinación perfecta de naturaleza y diversión, además de una buena oferta de hoteles.

Glacier Skywalk, Alberta (Canadá)

Una plataforma con vistas que contrastan con las del Gran Cañón fue inaugurada en mayo de 2014 en el Parque Nacional de Jasper, Canadá. Se trata de una pasarela de vidrio de 500 metros que presenta un paisaje espléndido. Aunque la vista “solo” llega hasta 280 metros, desde esta plataforma puedes ver el Valle Sunwapta y las cumbres de las Montañas Rocosas. Adrenalina asegurada.

Puedes llegar al Columbia Icefield Glacier Discovery Center desde Icefields Parkway. La entrada cuesta unos $25 USD y los niños entre 6 y 15 años pagan la mitad.

alberta-skywalks
©Mark Pitt Images/Shutterstock.com

Cómo llegar: la mejor opción es volar a Calgary y alquilar un auto. En el Parque Nacional Banff puedes encontrar buenos hoteles y un paisaje que te dejará sin habla.

Cabo Girão, Madeira (Portugal)

Dos mil personas visitan cada día la plataforma de observación más alta de Europa en Madeira. La costa acantilada de la isla es un imán para turistas; la plataforma Cabo Girão es el toque final que anima a muchos a visitar la isla portuguesa. De hecho, en la zona se puede practicar parapente y salto BASE.

cabo-girao-skywalks
©Bjørn Christian Tørrissen/Wikipedia.org

Cómo llegar: estos acantilados se encuentran en la costa sur de Madeira, por lo que puedes volar a Funchal y alquilar un auto para moverte por la isla. 

Langkawi Skybridge, Langkawi (Malasia)

Suspendido a 700 metros sobre el nivel del mar, este puente curvilíneo de acero y vidrio se extiende 125 metros a través de la naturaleza en el Monte Mat Cincang, en la isla Pulau Langkawi. En los dos extremos del puente, accesible solo en teleférico, puedes encontrar dos plataformas de observación desde las que contemplar la isla. La entrada se paga en la estación del teleférico en el monte y cuesta aproximadamente $2 USD.

langkawi-skywalks
©SirMart Outdoorgraphy/Shutterstock.com

Cómo llegar: puedes volar a Langkawi vía Kuala Lumpur. El teleférico Langkawi SkyCab se encuentra al oeste de la isla a unos 20 minutos del aeropuerto. Langkawi tiene todo lo que necesitas para un par de días: playas paradisíacas, un fondo marino fascinante y hoteles para que tu viaje sea perfecto.

Coiling Dragon Cliff, Hunan (China)

En lugar de conectar dos elevaciones (como suelen hacer los puentes), esta pasarela colgante de cristal parece abrazar la montaña Tianmen, en la provincia china de Hunan. Se trata de una de las maravillas que se pueden encontrar en el Parque Forestal Nacional Zhangjiajie, que ha servido de inspiración para películas como Avatar. La pasarela tiene alrededor de 100 metros de largo y un metro y medio de ancho. Bajo el suelo de cristal hay, nada más y nada menos, que 1400 metros de altura.

En el Gran Cañón de Zhangjiajie puedes encontrar una nueva atracción no apta para viajeros con vértigo: el puente de cristal más largo del mundo, con 393 metros de longitud.

coling-dragon-skywalks
©vichie81/Shutterstock.com

Cómo llegar: la impresionante montaña de Tianmen se encuentra en Zhangjiajie,  al sur de la provincia china de Hunan. Puedes volar desde España vía Pekín. Desde Zhangjiajie salen autobuses hasta las montañas o, mejor aún, puedes reservar un tour guiado en la ciudad para evitar problemas de orientación. En la ciudad hay una gran variedad de hoteles para elegir.

Preikestolen, Ryfylke (Noruega)

Hasta ahora te hemos mostrado construcciones humanas que ponen tu nivel de adrenalina al límite. No obstante, la naturaleza no necesita ayuda del hombre para provocarte vértigo. Los preikestolen, en la provincia de Rogaland,  son formaciones rocosas en la costa que se alzan hasta 600 metros y recorren 40 kilómetros de costa noruega.

De hecho, se cree que la estructura se creó hace 10 000 años, cuando los bordes del glaciar llegaron al acantilado. El agua del glaciar se filtró en las grietas de la montaña y, cuando esta se congeló, quebró la montaña y le dio esta forma dentada.

preikestolen-skywalks
©Versta/Shutterstock.com

Cómo llegar: disfrutar de las impresionantes vistas no es tan fácil. Desde el último estacionamiento tienes que caminar unos 4 kilómetros. No tienes que pagar entrada, solo por estacionarte. De abril a septiembre hay también autobuses que realizan recorridos en la zona. Para dormir te recomendamos Stavanger. ¿Cómo llegar hasta allí?  En avión.

¿Conoces otros lugares así o más impresionantes? Cuéntanoslo. Para más inspiración visita KAYAK.

Texto: Stefan Weißenborn; Foto principal: ©Nanisimova/Shutterstock.com