5 experiencias culinarias que no olvidarás

Probar distintos tipos de comida es uno de los mejores placeres de viajar. Aunque un buen platillo no tiene por qué quedarnos muy lejos, vivir una experiencia culinaria extraordinaria puede suponer un desafío si no sabes por dónde empezar a buscar. Desde lo estrafalario hasta lo más extraño, recopilamos para ti 5 restaurantes alrededor del mundo que harán volar tu imaginación.

Hello Kitty te saluda en Hong Kong

Desde su apertura en 2015, hay amantes de este personaje que pierden la cabeza por el restaurante Hello Kitty Chinese Cuisine en Hong Kong, incluyendo a la bloguera de viajes australiana Brooke Saward, de World of Wanderlust. Por supuesto, cada platillo del menú incluye a la gata más famosa del mundo de alguna forma, desde los panecillos de natilla, hasta los pasteles cantoneses. Es probable que los dumplings sean la opción más popular y es por una buena razón: ¡la cabeza de Hello Kitty tiene la forma perfecta! Con una base de seguidores de culto, este restaurante gatuno es una visita obligada si vas a Hong Kong.

Recomendación de hospedaje: Regal Oriental Hotel

Cómo llegar: encuentra tu vuelo a Hong Kong al mejor precio

Date un festin de infarto en Las Vegas

quirky-food-experience-heart-attack-grill

EE. UU. es famoso por su cultura de comidas tamaño extragrande y el lema de que entre más, mejor. Pero Heart Attack Grill, en Las Vegas, lleva esa filosofía a otro nivel. Rodeado de polémica, este restaurante de comida rápida con temática hospitalaria se enorgullece de su menú rico en calorías. Uno de sus platillos más conocidos son sus “Flatliner Fries”, cocinadas en grasa pura, y la “Quadruple Bypass Burger”, una monstruosidad de 9.982 calorías con todo y 20 lonchas de bacon. Si te importa tu salud, tendrás que correr 20 horas para perder el peso que subirás con esta hamburguesa… eso si logras acabártela.

Recomendación de hospedaje: Treasure Island Hotel and Casino

En Japón está bien visto hacer monadas

A primera vista, podrías pensar que Kayabukiya Tavern es un establecimiento común y corriente para beber sake; pero no tiene nada de convencional, ya que los meseros son nada menos que monos. Kaoru Otsuka, el propietario del restaurante, tiene dos macacos muy inteligentes que aprendieron todo lo que saben con solo verlo trabajar. Vestidos de camisa y pantalón corto, a estos macacos les encanta agradar a los comensales, tomando y entregando pedidos y recibiéndolos con toallas calientes. ¡Esto es a lo que uno llama servicio!

Recomendación de hospedaje: encuentra el hotel perfecto en Tokio

Desayuno con jirafas en Nairobi

©MrMax/shutterstock.com
©MrMax/shutterstock.com

Si te encantan los animales, ahórrate el gasto de ir a un safari y acércate a las jirafas en Giraffe Manor, un hotel y restaurante muy diferente en Nairobi, Kenia. En los alrededores del establecimiento vive una manada de jirafas de Rothschild, que están en peligro de extinción y a las que les encanta meter la cabeza por tu ventana mientras desayunas, por si te apetece compartir.

Recomendación de hospedaje: Nairobi Serena Hotel

Come en el inodoro  en Taiwán

©riNux/Wikimedia Commons
©riNux/Wikimedia Commons

Justo cuando pensabas que las cosas no podían ser mas raras, el restaurante  Modern Toilet de Taiwán cambiará tu idea de lo que significa cenar fuera. En este establecimiento no solo te sientas en inodoros para comer, ¡sino que también los usan para servirte la comida! Los platillos, como patatas, curry y hot pots, se sirven en inodoros en miniatura, y las bebidas en vasos que parecen mingitorios. ¿Necesitas una servilleta? Ahí está el rollo de papel higiénico…

Recomendación de hospedaje: Howard Prince Hotel Taichung

Escocia para paladares intrépidos

©bonchan/Shutterstock.com
©bonchan/Shutterstock.com

Pedimos a nuestros colegas escoceses que nos dieran su sincera opinión sobre el platillo nacional: el famoso haggis. ¡La sorpresa es que a todos les encanta! Adjetivos como “increíble”, “maravilloso”, o decir que “dan ganas de llorar de pensar en lo delicioso que es”, han dado pie a conversaciones tan animadas como solo nuestras comidas favoritas pueden hacerlo.

La mayoría de los que no somos escoceses reaccionamos horrorizados al enterarnos de que el haggis no es más que asaduras picadas, condimentadas y cocidas en el estómago del cordero. Pero el haggis es sabroso y, si lo piensas, es un embutido como cualquier otro. Por cierto, desde la década de 1960 se producen haggis totalmente vegetarianos en Escocia. Así que no hay excusa para no probarlo si lo de comer animales no es lo tuyo.

Recomendación de hospedaje:  Hotel Twenty

En España lo más caro no tiene por qué ser bonito

©Gena Melendrez
©Gena Melendrez

Una de las exquisiteces más preciadas del mundo es muy, pero muy fea: el percebe. Los exóticos erizos de mar o las tradicionales ostras, aunque no se distingan bonitos, no tienen punto de comparación con el percebe. Además, para probar este singular marisco debes hacerlo en el norte de España, más específicamente en Galicia, donde se recoge de su escondite entre las rocas de la costa del Atlántico. Ahí, los pescadores arriesgan la vida en la cosecha de este pequeño bicho, por el que más que uno está dispuesto a pagar mucho dinero.

Para darse una idea del peligro que conlleva esta actividad, basta con ver las cruces blancas a lo largo de la costa en lugares como Corme; no por nada se le  conoce como la Costa de la Muerte. Los percebeiros suelen trabajar en parejas: uno desciende a las rocas mientras el otro lo sujeta. La iornía de todo esto es que el percebe solía ser comida de la gente pobre.

Si tienes ganas de probarlo, lo encuentras en restaurantes desde Santiago de Compostela, hasta Barcelona o Madrid, donde el kilo se vende a unos 60 o 70 euros. No te olvides de llevar babero, ya que los percebes suelen comerse con los dedos. Hay que rotar la “pezuña” y tirar para arrancarla, y esto siempre salpica. Y encima sabe a mar… también un poco a cangrejo, a gamba y a ostra. Inolvidable, ¿no?

Recomendación de hospedaje: Pensión Las Rias 

¿Has tenido una experiencia única y la quieres compartir con nosotros? ¡Cuéntanos!